Copas medievales y cáliz medieval

Tras una agotadora jornada de trabajo peleando contra los clientes o contra tu jefe, o de batallar en las Cruzadas, pelear contra dragones o batirte en justas medievales, llegas a tu casa y te apetece tomar una refrescante cerveza, o un sabroso vino, un licor, un refresco o incluso una deliciosa agua del grifo. Todo Caballero Medieval que se precie tiene su copa para estos menesteres. ¿Tienes invitados? pues sorpréndelos con algunas de nuestras maravillosas copas y haz que se sientan en tu castillo igual que si estuvieran en la Edad Media. Nadie quedará indiferente.

¿Has ido en busca del Santo Grial? pues también tenemos réplicas de bonitos cálices para que no dejes de asombrar a tus huéspedes.

 

Indice de Contenido [Mostrar]

¿Por qué comprar copas en caballeromedieval.shop?

¿No te has aburrido de las vajillas tradicionales y de esos aburridos vasos de cristal?  ¿te gustaría algo con más personalidad, con mayor estilo, algo más medieval?, ¡entonces estás en el lugar más adecuado!.

Lo primero que debes preguntarte es por qué sigues bebiendo en la típica copa o vaso de oficina cuando tienes a tu alcance una gran cantidad de copas con mucho estilo, que te harán viajar a la Edad Media para ser un Caballero Medieval, copas y cálices que encajan con tu personalidad transgresora, única y diferente.

Sorprende a uno de tus mejores amigos o amigas, o a tu vecina, con un regalo original o llévate tu inconfundible estilo a tu trabajo. Porque la oficina es el mejor sitio donde lucir una copa de caballero medieval.

Descubre delante de tus compañeros que bajo el uniforme o ese traje se esconde un auténtico caballero medieval inconformista, porque eres mucho más que lo que luces. Sin salir de tu puesto de trabajo, una de las copas o cálices de nuestro catálogo será un divertido regalo para aquel compañero que siempre entra los lunes con su peor cara. 

Déjate seducir por las formas, los dibujos y los detalles hasta encontrar la vasija más molona para ti. Porque… si has llegado hasta aquí, ¡enhorabuena! porque acabas de encontrar el Santo Grial.

Deja un comentario